Green Gift | 1º empresa de regalos sustentables de Argentina

El algodón ecológico se hace un hueco en el mercado

Home  >>  Vive Sustentable  >>  El algodón ecológico se hace un hueco en el mercado

El algodón ecológico se hace un hueco en el mercado

El algodón ecológico crece, y crece, a pesar de la crisis. Las ventajas medioambientales que tiene y sus virtudes para la salud del consumidor hacen que cada vez más personas decidan adquirir prendas de algodón orgánico.

algodón ecologico

algodón ecologico

A pesar de la crisis, este tipo de prendas se van haciendo un hueco, un hueco, eso sí, porque todo hay que decirlo, pequeño todavía. Los precios cada vez más competitivos de algunas marcas aumentan el número de compradores. El cultivo del algodón es el cultivo más antiguo que se conoce en lo que a prendas textiles se refiere. No en vano, el algodón es la planta textil de fibra suave más importante del mundo. Diferentes voces e instituciones consideran que, aproximadamente, un 3% de la superficie mundial cultivable está ocupada por el cultivo del algodón. Esta vertiginosa cantidad de hectáreas dedicadas al algodón daría trabajo a unos 100 millones de personas, entre campesinos, procesadores, distribuidores, etc. La enorme cantidad de productos químicos tóxicos que se utilizan en el cultivo y en la transformación del algodón han conllevado que, en los últimos años, haya cada vez más consumidores que quieren optar por otro tipo de prensas más sostenibles y seguras.

CAMPESINOS MEJOR PAGADOS
Las virtudes del algodón orgánico no son sólo medioambientales o para la salud pública. El cultivo ecológico del algodón comporta un mejor reparto de la riqueza. Los campesinos orgánicos extraen mejores dividendos, son mejor pagados y pueden vivir en unas condiciones que para sí quisieran muchos agricultores convencionales. Además, la expansión de la modificación genética ha conllevado que el algodón transgénico esté ya por todas partes. En India, como viene denunciando desde hace años Vandana Shiva, los agricultores se empeñan a los usureros locales para comprar semillas modificadas genéticamente. Luego, cuando hay sequía, los agricultores se arruinan. Y, como esas semillas son estériles, no pueden extraer simientes para una próxima siembra. El desplome es total. El cultivo y la comercialización del algodón orgánico permite una eco-nomía más saneada para todos. Por otro lado, la agricultura ecológica conlleva la no de pendencia de insumos externos, como pesticidas, fertilizantes, etc. Y una tecnología no pesada. Se evitan inversiones que generan usura y dependencia para el pequeño agricultor. Aunque algunos les pueda parecer algo nuevo, las prendas de algodón orgánico 100% empezaron a comercializarse a principios de los noventa, dentro de lo que se denominó, moda eco look; no obstante, la limitación en sus diseños, colores y calidad provocó una tímida expansión de estas prendas.

EL CRECIMIENTO
A partir del año 2000, la demanda de prendas confeccionadas de forma orgánica ha ido “in crescendo”. Ello ha provocado, también, que aumente la oferta. En la actualidad, podemos encontrar prendas orgánicas incluso en establecimientos como Decatlhon. Los precios se han ido democratizando poco a poco. Y ya no sólo podemos encontrar camisetas confeccionadas con algodón ecológico. El sector “bio” textil se expande. Ya se pueden encontrar pantalones vaqueros 100% de algodón orgánico, con botones hechos de coco y lavados con jabón de marsella y mimosa. Pero, eso sí, hay que fijarse en las ecoetiquetas para comprobar que no hay “gato por liebre”. Algunas publicidades son confusas, tendenciosas. Los fabricantes orgánicos se quejan de la publicidad y de las etiquetas que conllevan engaño. En 1992 se creó la “Flor Europea”, ecoetiqueta de la UE, la cual evalúa los efectos medioambientales de un producto a lo largo de su vida.

LA FACTURACIÓN
Organic Exchange ha publicado un informe según el cual recuerda que la facturación del 2010 fue sólo del 0,4% de la cantidad total de algodón producida en todo el mundo. Algunas organizaciones de comercio justo han lanzado ideas e iniciativas para que la producción, el consumo y la facturación den un tirón importante, a pesar de los tiempos de crisis. Por ejemplo, se ha valorado positivamente la tendencia de algunas entidades a asociarse con los agricultores para poder incrementar notablemente el poder de inversión de éstos. Por otro lado, también algunas ONG’s apuestan por aumentar la inversión en la divulgación de las virtudes del algodón ecológico entre la población. Pero parece ser que la iniciativa más seguida y mejor valorada para conseguir el necesario tirón de lo orgánico pasa, según diferentes entidades, por incrementar los pedidos de las grandes marcas. Esto se consigue pactando la periodicidad y la estabilidad de los pedidos de estas firmas y el compromiso con nuevas gamas de productos en esta línea. Para que esta tendencia consiga afianzarse en los mercados internacionales, según algunos expertos, es necesario este compromiso de las grandes empresas del sector textil convencional. Otros, no obstante, abogan por crear un mercado paralelo orgánico que no tenga nada que ver con los sistemas de producción y distribución convencionales.

SIGUE EL CRECIMIENTO
Las previsiones de OE, que no hemos podido confirmar, eran que para 2010 y 2011 las cifras de crecimiento iban a seguir en torno al 20/40%. En teoría, en 2011 se debería haber llegado a una cifra global de negocios de unos seis mil millones de dólares. Esto es lo que pronosticaba OE. “Mucha gente pensó que la recesión podría significar el fin de todos los mercados orgánicos y ecológicos, de los diferentes subsectores, pero el sector, en general, salvo excepciones, ha reaccionado de manera absolutamente contraria”, ha dicho LaRhea Pepper, directora sénior de OE, al diario El Noticiero Textil. “Los consumidores resistieron y continuaron apoyando el uso de algodón orgánico y otras fibras sostenibles, mientras que las marcas y los minoristas mantuvieron e incluso han ampliado su compromiso hacia las líneas de productos más sostenibles mediante el incremento continuo del uso de estas fibras y asegurando el futuro de los procesos de fabricación”, ha añadido LaRhea Pepper.

Toni Cuesta

 

4.300 MILLONES DE DÓLARES
EN 2009, UN CRECIMIENTO DEL 35%…
Las ventas globales al por menor de prendas de vestir de algodón orgánico y productos textiles para el hogar alcanzó un valor cercano a los 4.300 millones de dólares en 2009, según datos del Mercado del Algodón Orgánico divulgado por Organic Exchange (OE). Las cifras representan un aumento del 35% con relación a las cifras registradas en 2008, aunque la variación es escasa si se compara con la tasa media anual de crecimiento del 40% que se ha registrado entre 2001 y 2009. OE resalta la calidad de las cifras, si se tiene en cuenta que se producen en un momento en que el mercado mundial de textiles para el hogar ha disminuido en casi un 7% desde 2008. Según la misma fuente, algunas compañías textiles han calificado de “significativas” (y en algunos casos, de “fenomenales”) las cifras de crecimiento de sus programas de algodón orgánico. Por otro lado, se busca un consenso entre las diferentes firmas para una adopción de normas que resuelvan la trazabilidad del producto orgánico y el tratamiento de los textiles sostenibles.

 

EL RÁNKING INTERNACIONAL
LAS 12 MÁS GRANDES
Según los resultados de las encuestas de Organic Exchange y de sus entrevistas, las 12 marcas y retailers con mayor utilización de algodón orgánico a escala mundial en 2009 fueron: C&A (Bélgica), Nike (Oregon, EE.UU.), Walmart (Arkansas, EE.UU.), Williams-Sonoma, Inc. (California, EE.UU. y registrado el año pasado como Pottery Barn), H&M (Suecia), Anvil (Nueva York, EE.UU.), Coop Suiza (Suiza), GreenSource (Washington, EE.UU.), Levi Strauss & Co. (California, EE.UU.), Meta (Minnesota, EE.UU.), Adidas (Alemania) y Nordstrom (Washington, EE.UU.).

Fuente ECOticias.com

Deja un comentario